BIOGRAFIA - BIOGRAFIA


Vida de Santa Teresa de Los Andes - 1900-1910


La que sería llamada más tarde Teresa de Los Andes nació en Santiago de Chile el 13 de julio de 1900. Hija de don Miguel Fernández Jaraquemada y de doña Lucía Solar Armstrong, recibió el bautismo con el nombre de Juanita.

Juanita nació en una familia relativamente rica. El abuelo paternal de Juanita era originario de La Rioja (España). Su abuelo maternal, don Eulogio, tenía en Chacabuco, a unos sesenta kilómetros al norte de Santiago, una hacienda muy grande en la que reunía frecuentemente a su familia.

Juanita pasó numerosas vacaciones en este lugar que le gustaba mucho. Muy joven aprendió a montar a caballo. Verdadera amazona, le gustaba galopar por la hacienda hasta los alrededores de la cordillera de Los Andes.

Los hermanos de Juanita eran : Lucita, Miguel, Luis (Lucho), Juana (fallecida pocas horas después de su nacimiento; Juanita recibió su nombre), Rebeca e Ignacio. Juanita estaba particularmente cerca de su hermano Lucho y de Rebeca, su inseparable hermana menor.

Muy temprano, Juanita se sintió atraída por las cosas de Dios. Le gustaba acompañar a Ofelia (la sierva que cuidaba de ella) a la iglesia. Un día, estando en Chacabuco, tomó la mano de un sacerdote amigo de la familia y le dijo: "Padrecito, ¡vayamos al cielo!". Después de salir de la casa, el sacerdote le preguntó: "Entonces, Juanita, ¿por donde se va al cielo?" Juanita contestó: "Por allí" designando con su dedo la cordillera de Los Andes. El sacerdote le dijo: "Después de haber escalado estas montañas muy altas, todavía estará muy lejos el cielo. No, Juanita, este no es el camino del cielo: Jesús en el sagrario, este es el camino real para llegar al cielo."
    
Sin embargo, Juanita no tiene un carácter fácil. Es vanidosa, no le gusta obedecer, tiene rabias frecuentemente y llora por nada. Con el auxilio de la gracia de Dios, especialmente de la eucaristía, Juanita conseguirá progresivamente vencer sus defectos y dominarse.

En 1906, un terremoto sacudió la ciudad de Santiago. Juanita escribió en su Diario que fue en esta época que Jesús principió a tomar su corazón.

En 1907, el abuelo de Juanita murió santamente. La madre de Juanita, doña Lucía, recibió en heredad una parte de la hacienda de Chacabuco. Don Miguel, el padre de Juanita, manejaba los negocios de la hacienda. En el mismo año, Juanita entró como externa en Santiago en el colegio de las Hermanas del Sagrado Corazón de Santa Madeleine-Sophie Barat.

Fue su hermano Lucho el que enseñó a Juanita la oración del rosario. Ambos prometieron recitarlo cada día, promesa que Juanita cumplió hasta el fin de su vida (una sola vez, ella confesó, lo olvidó cuando era muy pequeña). "Nuestro Señor, desde aquí, se puede decir, me tomó de la mano con la Santísima Virgen."
    
Juanita tuvo muy pronto un deseo grande de hacer su primera comunión. Preguntaba a menudo cuando podría hacerla, pero le decían que ella era demasiado pequeña. Juanita pedía entonces le enseñaran a hacer comuniones de deseo. Finalmente, recibió el permiso de hacer su primera comunión y quisó prepararse con la confesión, la oración y la ofrenda a Jesús de numerosos pequeños sacrificios. "Un año me preparé. Durante este tiempo la Virgen me ayudó a limpiar mi corazón de toda imperfección." Hizo su primera comunión en Santiago el 11 de septiembre de 1910, día que la marcó profundamente por toda su vida, (ella la cuenta en su Diario). Ella tratará de comulgar cada día, en la medida del posible.

 

 

Haut de page